No hay nada como una convención de cómics para que aparezca el friki que todos llevamos dentro, porque no solo los amantes de las viñetas ilustradas tienen cabida en estos eventos: fans de los juegos de rol, de los videojuegos, de figuritas de personajes de otras galaxias muy, muy lejanas o los que adoran disfrazarse de personajes de las series de dibujos animados más desconocidas para el público en general, tienen un hueco en el 35 Salón Internacional del Cómic de Barcelona que se celebra entre el 30 de marzo al 2 de abril. Un lugar mágico donde almas gemelas y miradas cómplices te confirman que estás en el sitio y el lugar correcto.
Con la aviación como eje temático, la gran “Comic-Con” de Barcelona nos ofrecerá durante cuatro días exposiciones, actividades y firma de autores internacionales y nacionales, así como la presentación oficial en España de la esperada Nintendo Switch.

Entre las exposiciones cabe destacar las dedicadas a Will Eisner, al fanzine Fanhunter de Cels Piñol y los originales del legendario Milton Caniff, maestro del cómic norteamericano, así como una muestra del humor gráfico que ha generado alrededor del mundo la irrupción en la política del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

Sobre los autores extranjeros que están en Barcelona estos días encontramos a Liza Donnelly, que lleva más de treinta años haciendo humor gráfico en el The New Yorker Magazine, al maestro de la historieta belga Hermann o al francés Romain Hugault, toda una referencia en lo que al cómic sobre aviación se refiere; Gene Ha, que ha trabajado con Alan Moore en Top 10; Jill Thompson, que presenta en el Salón su original punto de vista sobre Wonder Woman; desde Bélgica llega Bruno Gazzotti; Kim Jung Gi nos muestra en directo su habilidad única para el dibujo; el matrimonio Bryan y Mary M. Talbot que presentan sus novedades; y Dave Gibbons, uno de los artífices de Watchmen, entre muchos otros.