Cold War y Petra desembarcan en Cameo, dos filmes que marcaron el pasado año y confirmaron a sus respectivos directores como cineastas que reúnen consenso crítico. La película de Pawlikowski arrasó en los Premios de Cine Europeo y el polaco confirmó que después de Ida es posible una vuelta a un cine que siga depurando la imagen y reivindicando el blanco y negro para ofrecer películas que ante todo deben verse. Jaime Rosales ganó el Goya a Mejor Película en 2007 con La soledad, y con Petra alcanza la madurez artística combinando drama griego con reflexiones sobre la condición del artista postmoderno.

Pawlikowski y Rosales han tenido en frente a competidores como Roma, de Alfonso Cuarón o El reino, de Rodrigo Sorogoyen, pero quizá el mayor obstáculo de ambos cineastas sea la crítica especializada. Te preguntarás cómo se puede decir eso cuando ambas películas han recibido cariño, mimos y consenso entre los críticos. La respuesta está en que algunas críticas destilan tanto amor que directamente no se entiende. Un amor sui generis. Luego estás tú, preguntándote a las diez de la noche de un lunes donde has soportado a enemigos del desodorante en el metro si deberías ver esa película polaca en blanco y negro o esa película española que es moderna y no va sobre la Guerra Civil. Acudes a Filmaffinity, Letterbox o tu web de confianza y lees críticas con tantos adjetivos enrevesados que parece que estás leyendo una columna de Juan Manuel de Prada. Desistes.

En Cameo se homenajea a Pawlikowski y Rosales, por eso no solo disfrutarás de sus últimos trabajos sino también de los anteriores. Se entiende que te da pereza verlas después de leer esas críticas. Por eso te traducimos dichas críticas al español estándar – sin subtítulos -, para que veas que en el fondo los críticos también quieren que otros vean estas películas, aunque no lo parezca. Además también te ofrecemos las mejores críticas de usuarios de a pie, algunas muy negativas pero hilarantes, y también te intentamos disuadir de caer en el comentario propio de barra de bar y patatas bravas.

COLD WAR

La crítica:

The Guardian – Peter Bradshaw

"Exquisitamente espeluznante (...) Misteriosa, musicalmente gloriosa y visualmente arrebatadora (...) La nítida fotografía en blanco y negro exalta sus momentos de desesperación íntima (...)

La traducción:

Cold War es una historia de amor mil veces contada. Pawlikowski se inspiró en el relato del enamoramiento de sus padres. Está ambientada en una Polonia comunista. En los años 50 un director musical es contratado por el gobierno Polaco para organizar un coro que interprete canciones del folclore polaco, algo de propaganda soviética y otros temazos donde no entenderás nada. Este director se enamora de una de las cantantes, una chica con bastante morro, algo de talento y más carácter. Empieza una historia de amor que recorre Yugoslavia, París y hasta Croacia. A través de la música se muestra las diferencias entre el bloque comunista más preocupado por la propaganda y el espíritu del pueblo y el bloque occidental, donde el jazz y las fiestas llenas de bohemios no estaban mal. Esa es la historia, Cold War es una película maravillosa porque a partir de un relato nada original construye un romance cuya evolución puede entenderse a partir de la manera en la que Zula canta cada canción, primero con exquisita perfección, después con pasión y poco a poco con más tristeza a medida que su relación con Wiktor ya no es lo que era.

Telegraph - Tim Robey

"Kulig, tan efervescente como la joven Jeanne Moreau, es la fuerza vital del film (...) Es inmaculada y jazzística. Emocionalmente distante por naturaleza, pero accesible (...)

La traducción:

Kulig actúa muy bien, y aunque esta historia te recuerde a Casablanca o a una película de Antonioni, Pawlikowski toma esas historias y exagera la mitología romántica para después destruirla. ¿Qué es emocionalmente distante? Ni idea, porque si no empatizas con una historia de amor ambientada en lagos polacos de estampa, áticos parisinos donde suena Coltrane y campos de presos es que quizá tu expareja hizo una guerra fría con tu corazón.

 

Espectadores:

Me dormí – Diletante

“Sólo prevengo a los que se fían de las críticas de expertos periodísticos y de los intelectuales que magnifican más las formas que el contenido. Es como el "arte" moderno, que a base de repetir una mentira mil veces la gente acaba tragándose hasta el feísmo como algo fabuloso. Sí, está bien fotografiada y hay puntuales momentos como la aterciopelada escena donde la prota aparece flotando en un río. Pero no emocionan ni los personajes ni los actores, y el montaje del director no expresa más que una obsesiva y helada historia que me envió al refugio de Orfeo.”

 

La traducción:

En el peor de los casos la película sustituirá a la Dormidina que te sueles tomar para no aguantar los berridos del vecino cual alce canadiense. Sí, los críticos son especialitos y es una película que te tiene que gustar sí o sí para ser el más trendy de tu grupo de amigos. Pero ve más allá del blanco y negro, más allá de la aparente frialdad de los personajes. Observa los ojos de Zula, las lágrimas que asoman cuando canta por cuarta vez la misma canción. Observa los grandes planos, en formato 1:37, con mucho aire por encima de la cabeza de los protagonistas. Están rodeados de personas, de ruido, de música. Y aún asi se sienten solos porque no están juntos.

Operación Triunfo a la polaca - Fagus

A cambio la historia es muy débil y es lo que arrastra a la obra entera a su nimiedad. El final es estremecedoramente malo, cogido por los pelos, y supone la gota que colma el vaso. Creo que la película hubiera mejorado mucho a base simplemente de más metraje, dando más empaque a cada parte de la historia haciéndola parecer más importante en su conjunto. Técnicamente lo peor me parece el excesivo abuso de unos estruendosos fundidos en negro. La Guerra Fría, que suena mucho más interesante que Cold War que todavía no sé porqué unos títulos se traducen y otros no. París luce como una bengala, es decir mucho pero fugazmente, y sanseacabó. En el este lo saben hacer mucho mejor.

 

La traducción:

Quizá deberías ver Cold War y ver si opinas lo mismo. Antes pregúntate por qué te gusta Casablanca.

IDA

Crítica

Diario El Mundo – Luis Martínez       

"Soberbiamente fotografiada en un blanco y negro luminoso y crudo, cada instante se desvela tan conmovedor como cierto; tan salvaje como elegante. (...) es una de esas maravillas que de vez en cuando y de puntillas alumbran la cartelera"

La traducción:

Anna es una joven novicia a la que se le comunica que tiene una tía, Wanda, de cuya existencia nada sabía. También se entera de que en realidad se llama Ida, y que su familia judía murió durante la ocupación nazi. Ambas emprenden un viaje para encontrar el lugar donde fueron ejecutados. Una monja y una jueza por la Polonia profunda, de nuevo blanco y negro y de fondo un drama familiar. ¿Salvaje y elegante? Habla de cosas serias como el exterminio a través de una puesta en escena portentosa. También dice que deberías ir a verla, porque no duró mucho en cartelera y la última de Marvel sí va a estar varias semanas.

Diario El País – Carlos Boyero

"No sobra ni falta un plano. Me siento hipnotizado de principio a fin. (...) Sigo pensando en “Ida” después de verla tres veces. (...) es cine muy bueno, con estilo y aroma a tiempos lejanos"

La traducción:

Ida anticipa todo lo que es Cold War: planos exquisitos, con mucho aire por encima, angulaciones imposibles, y sobre todo un relato que a partir de un hecho trágico habla de la apertura de Polonia desde el comunismo hacia la influencia occidental, de nuevo con mucho jazz de fondo. Además le gusta a Carlos Boyero, un hombre que repudia hasta los vídeos de cachorritos, ¿qué mas argumentos necesitas?

 

Espectadores:

La percepción de la belleza es algo subjetivo – Valdemar

“Si me pongo en el lugar de los críticos profesionales, les entiendo. Claro. Los pobres están fritos de que les manden a ver spidermans, torrentes, crepúsculos y mierdas de esas que no les interesan. Normal. Y el día que les dicen que tienen que hacer una reseña de una peli tristona y polaca rodada en un bonito blanco y negro se erectan, sólo de pensarlo, y en tal estado, con la sangre lejos de la cabeza, pues ven la peli y la disfrutan y escriben su correspondiente reseña. Y tan felices.”

 

La traducción:

No es tan mala. Además este usuario sabe empatizar con los críticos. Pobres hombres y mujeres que tienen que ver muchas películas en el cine y escribir dos párrafos sobre ellas. Eso es sufrir, no se entiende por qué los mineros de Asturias reivindican. ¿Nadie piensa en los ojos de los críticos? Todo es subjetivo, lo cierto es que aunque sobre el papel Ida pueda parecerte cine de minorías para intelectuales, es una película transparente. Habla de traumas, de memorias colectivas, de masacre, y no hay diálogos donde se citen filósofos. Es seria, pero tampoco se iba a hacer un musical con polacos saltarines hablando de ejecuciones nazis, aunque Baz Luhrmann seguro que lo tiene pensado.

Polonia, hace mucho tiempo – Polikarpov

“Excelente fotografía en blanco y negro y magnífica ambientación para esta historia sosa, lenta y aburrida, desarrollada en la Polonia de los 60.Mientras el metraje transcurre, los personajes, en su débil (por no decir nula) definición, se pasean por la pantalla con una parsimonia tan enfermiza que roza la desgana a nivel contagioso para el espectador, que no tiene otro camino que centrarse en las húmedas miradas perdidas de las protagonistas, mientras espera una reacción inexistente a ese desencanto que sólo el destino de ambas parece delimitar, en este extraño (¿experimento?) que parece querer rememorar el arte y el ensayo.

Lo mejor, ya digo, la fotografía y la sobriedad de la puesta en escena. De ahí los tres puntos que le doy. Lo peor: la historia. Es recomendable haber dormido bien antes de verla.”

La traducción:

Este podría ser ese amigo que cuando comentáis la película en el bar después se queja de lo pedantes que son las películas, de lo intelectuales que se han vuelto todos y lo rollo que es el cine. Antes de eso te ha citado a Pasolini, a Kant y te recuerda una y otra vez que no hay cine más allá de John Ford. Porque él no es un intelectual no, jamás.

PETRA

Crítica

Diario ABC – Oti Rodríguez Marchante

"Es un «culebrón» ennoblecido, y que aturde con golpes de tragedia. Magníficas, milimétricas, apabullantes interpretaciones (...) Botey, un actor novel al que le vendrá pequeño el Goya. (…)”

La traducción­:

Petra está buscando a su padre. Conoce a Jaume, artista un poco intenso, a su hijo Lucas y a su mujer Marisa. Empieza un culebrón trágico que habría hecho que Sófocles cogiera palomitas. Botey encarna a Jaume, un villano de pincel que reparte brochazos de maldad allá donde va. Una película que se recrea en gestos rutinarios, habla de arte y también de familias desestructuradas.

 

The Hollywood Reporter – Jonathan Holland

"El resultado es una obra intensa y gratificante estructurada con habilidad (...) La trama de 'Petra' podría ser acusada de estar sobrecargada".

La traducción:

Pasan muchas cosas, pero no te pierdes. Hay que estar atento, y si te gusta el cine de Bresson la disfrutarás. Si Bresson te parece un pesado, también la disfrutarás porque Rosales ha compuesto un villano que para nada parece sacado de ese cine de la Nouvelle Vague donde todos eran un poco sosos.

 

Espectadores:

Tragedia – Xavier Vidal

En tiempos de banalización de absolutamente todo, Jaime Rosales sigue entendiendo la pantalla cinematográfica como un lienzo en blanco abierto a la experimentación. De su carácter iconoclasta y valiente ha surgido una de las filmografías más relevantes del último cine español, un conjunto en el que Petra, presentada en el último Festival de Cannes, promete ocupar una posición de privilegio. La protagonista del film, como Rosales, busca la verdad del arte, y al final de su periplo encuentra una masculinidad cruel, una feminidad solitaria, también solidaria, y una herencia caprichosa que, mediante la circularidad de la tragedia clásica, funde la tierra mediterránea con la herida de las fosas de la Guerra Civil, el capitalismo despótico con el ensimismamiento artístico; incluso, para quien quiera detenerse en ello, una singular tensión entre la esfera castellana y catalana, tan sutil que se diría ajena a la actualidad política de los últimos meses.”

La traducción:

Este usuario ha hecho una crítica de Petra mejor que la que puedas leer aquí o en la prensa especializada. Así servidor se ahorra unas líneas y a ti te queda claro por qué tienes que verla, y sin citas a cineastas malayos que solo han visto en un salón.

Buena pero lenta – Toni

“No digo que no tenga cosas buenas (la base de la historia, la estructura de capítulos desordenados, algunas actuaciones...). Pero creo que me hubiera gustado más si le hubieran dado tres cafés a cada uno. Y un termo al director. Dan ganas de zarandear a los personajes para que digan y hagan las cosas con más vivacidad. O zarandear al director para que recorte unos tres cuartos de hora a la película.”

La traducción:

Es lenta sí. Pero más lento se te hace salir de fiesta y esperar a que tus amigos lleguen a la hora. Bárbara Lennie además hace un gran papel, y no entenderás por qué no la han nominado a los Goya.

PACK JAIME ROSALES

 

Crítica

Diario El Mundo – Alberto Bermejo

"Una mirada múltiple que destila autenticidad, emoción y sabiduría, cinematográfica y humana. (...) los actores, sin excepción, mantienen un deslumbrante tono de naturalismo magnético (...)”

 

La traducción:

La Soledad es una película que te pone en la situación de observar la charla de sobremesa de una familia ajena. Adela es una madre soltera que se muda a Madrid con su hijo y atraviesa por un drama desgarrador. Antonia es una señora ya mayor que regenta un supermercado, se ha echado novio y solo tiene que preocuparse de sus hijos. Por mirada múltiple hay que entender que Rosales recurre a la pantalla partida para narrar ambas historias, que se entrecruzan constantemente. Por autenticidad y emoción entender que la película de Rosales reconstruye rutinas, muestra sobremesas, reproches, gente poniendo la lavadora, y en medio emerge ese drama cotidiano que todas las familias tienen pero no revelan.

 

Diario El Mundo – Carlos Boyero

"Todo lo que me cuenta Rosales me provoca un tedio excesivo, pero también lo que pretende sugerirme, o lo que me oculta. La visualización de la grisácea cotidianeidad de este profesional del horror me parece tan estéril como pretenciosa."

 

La traducción:

El pack de Cameo incluye Tiro en la cabeza. Un film que reconstruye los momentos previos al asesinato de dos guardias civiles a manos de dos etarras. Rosales se anticipó a Aramburu y esa novela ya encumbrada llamada Patria. Reconstruye la rutina, los paseos, el deambular de personas que antes de verdugos y víctimas son seres humanos. Limpiar el garaje, conducir a ninguna parte, tomar un café. No recrearse en el acto violento sino a través de la repetición de escenas, de imágenes donde aparentemente no pasa nada, conseguir que en medio de la rutina de hombres normales un acto violento tenga el componente fatídico e inesperado que debería tener.

Espectadores:

¡Permanezca atento a la pantalla! – Gilbert

 

¡Siga mirando!




¡Siga mirando!




¡Siga mirando!







¡Siga mirando!


¡Siga mirando!


¡Siga mirando!


¡Siga mirando!


¡Siga mirando!


¡Siga mirando!


¡Siga mirando!

 

 

¿Molesta eh? Pues Jaime Rosales hace lo mismo.

 

 

La traducción:

 

No esperes sensacionalismo en el cine de Rosales. Ni dramas reforzados por música machacona. Tan solo rutinas e imágenes que experimentan con tu sensación de vivir el tiempo de una película. ¿Por qué las películas deben tener una duración distinta a las acciones que describe en la vida real? Rosales juega con tu paciencia, pero siempre tiene premio.

“Porque el lenguaje del cine tiene que ir evolucionando” – RandolphCarter

 

“Me he comprado el último libro de moda, uno que la crítica especializada proclama como una labor revolucionaria, necesaria, deontológica, reflexiva, exegética y hermenéutica. Abro el libro. Comienzo a leer. El texto está borroso, desdibujado. No hay nada inteligible, sólo retazos. Apenas llego a entrever palabras como lejano, comida, mirada, saludo, cafetería… Así sigo, pasando las hojas a toda velocidad hasta la página 81, esta sí que se lee perfectamente: un tipo normal que además es terrorista asesina a unos guardias civiles. Me asaltan las dudas ¿Lo proclamo como una obra maestra incomprendida o pido a la librería que me devuelva mi dinero, que ha habido un fallo de imprenta?”

 

La traducción:

Como esa fabulosa no-crítica, queda a tu elección hacer de juez y decidir si compras el cine de Jaime Rosales o no.